EL PODER DE LOS COLORES

 

El poder de los colores
Por. Leonor De la Cruz
El Heraldo,

El destacado artista canadiense, Charles Carson es el primer invitado international que confirmó su assistencia a la muestra de Arte del Caribe que se realizará en marco del festival de Música del Caribe.

Virtuoso de los colores y nutrido del asombro de la luz del planeta, Carson, a pesar de no haber nacido en el Caribe, ha manifestado su conmoción frente a la liturgia ambulante de las mujeres del Palenque de San Basilio, con su corona de colores, como si llevaran sobre sí mismas el cabello enfrutecidos y el peso enorme del arcoiris.

Según el consagrado escritor y crítico Guy Robert, el artista canadiense pinta con toda espontaneidad, pero inspirado por la dicha de jugar con las formas y colores, ante la frescura, el dinamismo y el ritmo de las obras de Carson, se piensa en el mejor Jazz, donde el sentido de la improvisación hace resaltar maravillosamente la estructura de la melodía y la energía de la sintaxis musical.

 

A Charles Carson lo inspira igualmente el color de una ciudad inigualable como Cartagena y la maravilla indescriptible, submarina y paradísiaca de sus islas.

Este artista que exhibe actualmente sus obras en el Hotel Caribe, estará participando en la Muestra de Arte del Caribe, a lado de figuras consagradas de Colombia y los nuevos valores de las artes plásticas de la Costa Caribe.

ARTISTA INNOVADOR

El artista Charles Carson pertenece a una raza de innovadores que sólo se descubre después de una larga y paciente búsqueda, pues su pintura que puede calificarse de contemporánea, no resulta ni del impresionismo, ni del expresionismo, ni del surrealismo, se situa en un orden de valores totalmente diferente de tendencias, de géneros y estilos, que generalmente se encuentran en el mercado del arte.

Cirque de Shangaï 30” X 24 ”

Es una pintura distinta a todo lo que se ha hecho, y a todo lo que se hace en nuestra época y desde hace mucho tiempo.

Frente a un cuadro de Carson, uno se queda sumido en la sorpresa y lentamente, suavemente sin tropiezos, uno penetra en él, lo descubre y la sorpresa del principio da gradualmente lugar a la deleitación, así lo expresa el consejero de arte Louis Bruens.

Charles Carson no es un pintor no figurativo como lo define esta calificación. Sus cuadros deben verse como un conjunto detallado de cosas conocidas, donde algunas saltan a la vista, mientras que otras se descubren en el transcurso de la contemplación.

Ninguno de sus objetos pintados son realmente deformados, a pesar de las apariencias, más bien debidas a la efervescencia de los colores ; pero de repente , después de algunos segundos de meditación visual, ellos aparecen en toda su realidad.

ARTE CONTEMPORANEO

Charles Carson ha realmente desarrollado un nuevo estilo de traducir la naturaleza y sus objetos, de una manera que responde perfectamente a las reglas de la estética, tanto del tema de la composición como de la sonoridad cromática.

Sus pinturas se inscriben en la corriente del arte contemporáneo pero bajo una forma accesible a todos.

L’envol 20” X 10”

Nada es dejado al azar, las relaciones entre el artista y la naturaleza son inmediatamente definidas, pero curiosamente, siempre quedan uno o varios elementos cuidadosa y extrañamente disimulados, cuya presencia será gradualmente revelada al espectador receptivo y paciente.

Para Charles Carson pintar es una necessidad visceral, pero él se niega a la complacencia y rechaza particularmente, la creación de estamperias populares sólo para agradar a cualquiera y a cualquier precio.

El arte de Carson no es abstracto y si algunos especialistas lo consideran como tal, tendrían que agregar que se trata de una abstracción pura. Las formas figurativas, muy notorias, están inmensas en un universo de configuraciones tal vez relativamente indefinidas, pero que están siempre en relación directa con los elementos dominantes.

Se sabe, que el artista tiene el derecho natural, otorgado al creador, de transformar la imagen corecta que él percibe en una imagen diferentes suscitada por su sentido particular de la estética y Carson no se priva de esta verdad, él traduce las sensaciones que sólo él conoce y trata de hacernos compartir, en cada uno de sus cuadros, su universo coloreado de sueños de pensamientos y de emociones.

La Palenquera 30” X 40”

Charles Carson se impuso, desde sus comienzos en el mundo misterioso de la pintura, hacia 1978, una regla de base : aquella de no entrar en el, mercado del arte antes de haber alcanzado su objetivo : crear una pintura nueva, que no se asemejara directamente a cualquier otro género o estilo ya existente o que haya jamás existido.

El se obligó a 14 años de trabajo, de investigación, de experimentación, de disciplina, antes de descubrir, sin ninguna facilidad, esta escritura pictórica, coloreada, luminosa e impetuosa que es suya hoy.

Las composiciones cromáticas de Carson, poderosas y fascinantes, recuerdan lo que escribía Kandinsky en 1910 “Lo espiritual en el arte “ : el poder de los colores, en un cuadro, debe llamar fuertemente la atención del espectador, disimulando al mismo tiempo, el contenido profundo. Los colores de la paleta de Carson no disimulan, ellos revelan lentamente, con igual profundidad, lo que parecían esconder a primera vista y logran mantener más o menos consciente prosigue la búsqueda de nuevos elementos.